Bienvenidos a TOROS EN ECUADOR

Bienvenido, amigo aficionado. Lo que aquí encontrará es un esfuerzo de un aficionado como usted, que siente la fiesta con pasión e ilusión. Desde aquí ofreceré mi modesto y muy personal punto de vista sobre la fiesta; podrá encontrar también crónicas de festejos, en distintas partes del territorio ecuatoriano; análisis los momentos más importantes de la fiesta en el mundo taurino.

Gracias por pasar por este sitio...

Grai
Fabián

lunes, 3 de diciembre de 2012

La soledad de Quito




El aire de la ciudad huele a ausencia, a vacío demencial y surrealista.  Se han llevado el color y la fragancia de golpe. Hoy el quiteño parecería deambular sin alegría ni ilusión; va como un autómata a sus quehaceres sabiendo que algo nos han quitado. 

Hoy el sol se asoma con desgano. Su luz, más que calentar, muerde con ira y alevosía. La lluvia, que cae a torrentes por estos días, golpea hiriendo hasta los huesos. El frío de la tarde se hace cada vez más intenso y la borrasca parecería no cesar.

El toro bravo y su fiesta se han ido. Aquel ciclo ferial que ha sido por más de 50 años el eje central y motor de las festividades de esta franciscana cuidad, ahora no está. La Feria de Quito fue el faro mayor de las fiestas de Quito y ahora que la suspendieron quizá apresuradamente, a la ciudad le falta VIDA.   

Basta con salir ahora mismo a las calles; ausentes están ese runruneo festivo y el sonido sordo de tambores  y pitos a la distancia. Ya no están esas bandas de pueblo, que se confundían unas con otras a pocos metros de distancia y que juntas marcaban un éxtasis sonoro y alegre. Tan solo unas pocas “chivas” circulan por las calles como insignificantes y patéticos vestigios de la gran celebración que otros tiempos acompañaba a nuestra ciudad.

Y es que como bien ha dicho alguien, los toros eran la fiesta. La ciudad palpitaba y vivía por y para la Feria de Quito, para la fiesta de los toros. Las fiestas de la ciudad se dinamizaban económica y socialmente por la presencia de su ciclo ferial taurino.

Este ya no es el Quito que queremos. Esta no es más la “luz de América”, de la que tan orgullosos vivimos hasta hace un tiempo. Nos la han quitado y la han reemplazado con ese Quito que duele: ciudadanos divididos entre buenos y malos, entre pelucones y la “gente del pueblo”, entre blancos y negros...

No, este no es el Quito que queremos. Aquí y ahora el mestizaje es una ofensa y su bagaje histórico una plaga maldita que hay que erradicar. Y quienes piensen lo contrario,  también deben ser borrados del mapa.

Nos han llevado a un escenario peligroso en el que se han puesto en juego las libertades de un importante conglomerado de la sociedad al que se le ha prohibido elegir, gustar y disfrutar de lo que le parezca. Mientras tanto, los que pretenden ostentar el poder proclaman sus “verdades absolutas” libremente y como les viene en gana; quieren imponernos sus razones hasta con la fuerza, si fuera preciso. ¿Qué nos pasa?  ¿En qué hemos convertido a Quito y su gente?

Son apenas un par de docenas de estrafalarios y violentos personajes que se han lanzado en una aventura que, tristemente,  las autoridades de la ciudad y el país han avalado con su silencio cómplice y su doblez permanente. Quieren abolir las corridas de toros por cruentas y por hispánicas. Más por lo segundo, diría yo. Bien sabemos, sin embargo, que por detrás hay todo un aparataje montado y financiado desde el exterior. Sabemos quién lo dirige y sabemos qué pretende.

El Quito que quiero no es este de ahora. La soledad de mi ciudad me duele, porque en ella no solamente veo reflejada  la injusta persecución a uno de sus más relevantes íconos culturales, sino que lleva una lacerante y terrible usurpación de la LIBERTAD y de la pérdida de identidades.
 
¡Que viva Quito!

sábado, 10 de noviembre de 2012

Toros, toreros y...mucha lluvia


Reseña

Machachi.- Feria  "Señor de la Santa Escuela". Algo más de media plaza en tarde de mucha lluvia y frío. Se lidió un novillo de Rumiquincha para rejones, manso y con tendencia a las tablas, y 6 toros de Campo Bravo, muy bien presentados en general y de comportamiento variable; destacaron el 2do, lidiado por Guillermo Albán, bravo, noble y  de mucha calidad en sus embestidas, que recibió la vuelta al ruedo a sus despojos; y el quinto,  bravo y noble, aplaudido en el arrastre). Víctor Puerto (grana y oro): oreja, oreja y dos orejas; Guillermo Albán (malva y oro): dos orejas, palmas y silencio; Sebastián Peñaherrera (rejoneador): oreja.
Los alternantes, a hombros


La ciudad andina de Machachi acogió la tarde de hoy una corrida de toros con todas sus letras; es decir, incluyó todos los tercios, como debe caberle a un festejo taurino auténtico.

Y es que desde que Quito perdiera aquella parte tan sustancial de la fiesta que es la suerte suprema, por obra y (des)gracia de una consulta popular más que discutible, la afición quiteña no había tenido oportunidad de vivir la fiesta en su total integridad, al menos en las cercanías de la capital ecuatoriana, otrora epicentro y eje de la fiesta taurina en Ecuador.

Por ello, la tarde de hoy revestía una especial significación en el proceso de reivindicación de la fiesta en el Ecuador.

El Alcalde de Machachi y los toreros
Antes del inicio del festejo, el Alcalde de la localidad anunció la gran decisión del cabildo de declarar la Feria del Señor de la Santa Escuela y a la fiesta brava en general, como Patrimonio Cultural Inmaterial en todo el Cantón. Enhorabuena por la iniciativa, y que ello siente bases para que esta ciudad serrana vaya dando pasos firmes para la consolidación de su feria taurina.

La afición que se dio cita esta tarde pudo constatar, una vez más, la maestría, oficio y entrega del  español Víctor Puerto.  Todo cuanto realizó el coleta hispano tuvo sentido de alta responsabilidad, pues su lote no siempre prestó facilidades para el lucimiento. Su primero fue un toro flojo, que acudió al capote con la cara alta y sin entregarse. Sin embargo, Puerto lo supo entender y esperar y fue estructurando un vistoso trasteo en el que destacaron el dominio de los terrenos y las distancias para meter al toro en la canasta. Mató de media estocada en lo alto y cortó un trofeo más que merecido.

Buen natural de Víctor Puerto
El segundo de su lote fue un toro castaño de bonitas hechuras, pero que planteó más de una dificultad al espada. Con éste, volvió a estar Víctor muy solvente y seguro, derrochando honradez y oficio. En las primeras de cambio de faena de muleta la banda ya se había arrancado a tocar y acompañaba festivamente el quehacer del  coleta español. Como la cosa lucía más fácil de lo que realmente era, el torero mandó a callar a la banda, probablemente para que el aficionado presente degustara cómo debe lidiarse un toro de esas características. Mató al segundo encuentro y solamente ese fallo le privó de lo que era un seguro doble trofeo, cortando solamente uno.

Templado derechazo de Víctor Puerto
Pero no habíamos visto todo. Salió el que hizo quinto de la tarde, que fue otro de los ejemplares de alta nota lidiados esta tarde. Con éste, Puerto desplegó un toreo profundo y de mucha entrega, toreando sobre ambas manos con brillantez y logrando que el público se le entregara de manera absoluta. Tuvo además el gran gesto de brindar, por medio de los micrófonos instalados en la plaza, a todo el público asistente, a Guillermo Albán y a la fiesta brava de Ecuador, la lidia y muerte del ejemplar.

Hasta la lluvia, que cayó pertinazmente durante todo el festejo, amainó un instante para presenciar el buen trasteo del torero de Alcorcón. Mató de certera estocada y le fueron concedidas, con justicia, las dos orejas.

Albán toreando a la verónica
Por saltilleras, al primero de su lote
Guillermo Albán se encontró con un primer oponente que fue todo un compendio de virtudes: bravo, noble, y de largo recorrido en sus embestidas. Así lo vio el torero, cuando toreaba con la capa, haciéndole un guiño al propio ganadero que se encontraba en el tendido. Ante tal material, Guillermo se lució toreando de capa tanto en las verónicas de recibo como en un vistoso galleo con el capote a la espalda y posteriormente, por saltilleras. No pasó de un susto el feo achuchón que le propinó el pupilo de Campo Bravo cuando el torero no pudo reponerse a tiempo de una media vistosa verónica de remate, rodillas en tierra, siendo volteado aparatosamente por el toro de Campo Bravo.

Ya con la muleta, el torero de Guayaquil se estiró con clase toreando con la derecha para dibujar varias series muy plásticas y templadas. También logró momentos muy lucidos toreando al natural  y luego, en los muletazos en redondo. El toro, un gran colaborador en todo momento, tuvo solamente el defecto de sus escasas fuerzas que no permitieron que fuera a más. La gente pidió con fuerza el indulto para el ejemplar, pero la autoridad, quizá con exceso de rigor, no concedió. Luego de un pinchazo sin soltar, Albán ejecutó una gran estocada consiguiendo el doble trofeo de su primer oponente y la vuelta al ruedo, más que merecida, a sus despojos mortales.

 Derechazo de Guillermo Albán
El segundo de su lote fue un toro reservón e incierto. No permitió al torero de la tierra sentirse del todo a gusto,  a pesar de que se vio la entrega y empeño del torero por agradar al público. La faena de Albán no tomó vuelo además porque la lluvia arreció justamente en esos pasajes de la lidia y su quehacer no caló demasiado en el tendido. Mató de estocada delantera y perpendicular y escuchó aplausos del respetable.

El tercero de su lote fue el toro menos potable del encierro. Fue muy castigado en el caballo de picar, por lo cual apenas si se desplazó en el trasteo de muleta del torero de Guayaquil. Así las cosas, su labor no tomó vuelo y no tuvo mayor lucimiento. Mató de media estocada trasera y dos golpes de descabello.      

El debutante Sebastián Peñaherrera
Esta tarde marcó el debut del joven rejoneador Sebastián Peñaherrera, de 15 años de edad. Gustó el quehacer de este interesante prospecto del rejoneo del país, sobre todo por su buen dominio de las cabalgaduras y un buen sentido del temple y de la reunión de las suertes. Evidenció además que han servido las clases maestrantes de las insignes figuras del toreo como Pablo Hermoso de Mendoza y del luso Rui Fernandes. Entendió bien al ejemplar de Rumiquincha que le tocó en suerte y, si bien aún está verde, caló con su carisma y  entrega, que es por el momento lo más importante. Cortó una oreja luego de dejar un certero rejonazo en buen sitio.

Tenemos, pues, una nueva feria taurina en el país, que además se encuentra ya protegida de los embates abolicionistas. Enhorabuena, Machachi, por su afición y valentía. Que tomen nota los que vienen detrás, o los que ya van por delante. ¡Que viva la fiesta de los toros!

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Que voy a reaparecer!!

Han sido largos los meses de ausencia desde que por ùltima vez escribí una entrada. El 10 de febrero del 2011 registré, con las emociones frescas y palpitantes aún, la gran jornada taurina de la noche anterior, cuando en la Plaza de Toros Quito se llevó a cabo por última vez una corrida de toros (un festival, mejor dicho) con todo el rito de la fiesta en su verdadera esencia. Aquella noche el coso de Iñaquito se repletó de público, al mejor estilo de los soleados y ardorosos días de feria, que no se cansó de vivar, alentar y, sobre todo, gritar a los cuatro vientos su amor por la fiesta de los toros y de expresar incansablemente sus derechos, que iban a ser conculcados de forma bochornosa y miserable meses despúes.

Mi ausencia fue autoimpuesta, aunque ciertamente forzada por eventos que no valen ya recordar y hay que dejarlos en el pasado. El hecho es que estoy de vuelta, y que reaparezco. Y si bien es "mi propia casa", dejo las ventanas y puertas abiertas para que, todo el que quiera, pase y vea...


jueves, 10 de febrero de 2011

Triunfo apoteósico... de la LIBERTAD

RESEÑA
Lleno impresionante en los tendidos en noche de temperatura fresca pero agradable. Se lidiaron cinco ejemplares: uno de Triana, noble y colaborador; dos de Vistahermosa, colaboradores y con recorrido; uno de Santa Coloma, complicado; y uno de Peñas Blancas, flojo aunque noble. David Fandila "El Fandi" oreja y dos orejas en el de regalo; Sebastián Castella, ovación y dos orejas y rabo, en el de regalo; Martín Campuzano, ovación.
----------------------------------------------

Imponente entrada lució el coso de Iñaquito
Una vez más se hizo evidente que los siempre caprichosos elementos naturales que dominan esta franciscana ciudad andina tienen un pacto secreto con la fiesta de los toros. Los días pasados habían sido desapacibles y lluviosos, pero el día de ayer el sol se dejó ver abiertamente en el cielo quiteño desde temprano; las nubes cargadas de agua se dispersaron y la temperatura ambiente fue benigna y hasta agradable tanto en el día como en la noche. Y gracias a ello precisamente, pudo vivirse una noche maravillosa y completa, que ya cuenta su historia dentro de los anales de la cultura y tradiciones de la capital del Ecuador.

"El Tortuga" enciende la antorcha
Mientras se coreaba unánimemente "¡libertad, libertad, libertad!" Neptalí Caza "El Tortuga" encendió la antorcha que recorrió el ruedo, y detrás de ella, latieron más de quince mil corazones y voluntades.

La noche de ayer fue una auténtica fiesta de paz, hermandad y diversidad, solamente interrumpida en algún momento de la noche por un impertinente que trató de acallar la voz de la afición. 

el colorido de nuestras tradiciones
Lo que vivimos quienes asistimos fue un compendio de coloridas tradiciones y expresiones culturales; muy seguramente para muchos supuso el primer contacto con las peleas de gallo, o las danzas y comparsas populares de varios rincones de la serranía, que tienen al toro bravo como centro de sus celebraciones.

Y como no podía ser de otra manera, la plaza se llenó hasta la bandera, o incluso más, pues hasta las gradas de acceso a las localidades aparecieron totalmente cubiertas de un público, tan diverso y distinto como nuestras tradiciones. Gente joven y gente adulta, de distintos niveles socioeconómicos, comulgamos juntos en los graderíos de la Plaza de Toros Quito, y vivimos una velada inolvidable. ¿No es acaso esto la libertad y la democracia?

gallos en pelea
Se desarrollaron en el ruedo quiteño varias demostraciones de las peleas de gallos que el público asistente acogió con cariño, respeto e interés. Mientras en pequeños círculos se desarrollaban los combates de estos bravos y aguerridos especímenes, un locutor iba detallando el por qué de cada momento y comportamiento del animal en combate. Tuvimos además la gran oportunidad de disfrutar de la riqueza artística de muchas colectividades ingígenas que mantienen vigente la presencia del toro bravo en sus celebraciones.

Ovacionados
Unos minutos después de las ocho de la noche se abrió la puerta de doble hoja de la plaza para que David Fandila "El Fandi", Sebastián Castella y Martín Campuzano rompan el paseíllo de este esperado festival, ante el clamor y las atronadoras ovaciones del público quiteño.

El Fandi lidió un castaño ejemplar de la ganadería de Triana, que respondió al nombre de "Libertad", un novillo que tuvo emoción en sus embestidas aunque le faltó un punto de casta, pues protestaba siempre al final de cada muletazo. El Fandi estuvo vibrante y bullidor en el saludo de capa, sobresaliendo en unas ajustadas chicuelinas que calentaron el ánimo del respetable.

Y como ya es su costumbre, volvió a poner la plaza boca abajo con los rehiletes, en tres pares de banderillas muy conjuntados y espectaculares.

Chicuelina de "El Fandi"
Inició su faena de muleta de rodillas, con gran decisión y ganas de agradar. Su trasteo fue igualmente vistoso, procurando hilvanar muletazos de trazo largo, aunque el de Triana protestaba un tanto con la cara arriba. Entró a herir dejando una estaocada arriba y de gran ejecución, pero solamente la impericia del puntillero hizo que el premio a la labor del granadino quedase en oreja, pudiendo haber sido las dos como justo premio a su actuación.

Lidió El Fandi un segundo toro, ante el buen detalle de la empresa gestora de la plaza, que obsequió a los actuantes la oportunidad de redondear su actuación. Se las vio el torero de Granada con un novillo del hierro de Peñas Blancas, que tuvo mucha movilidad y transmisión, al que el diestro español lo aprovechó de principio a fin, hasta cuando duraron las prestaciones del ejemplar. Y si el tercio de banderillas protagonizado en su primero fue extraordinario, este segundo fue antológico.

Nuevamente el público le ovacionó de pie, al grito de ¡torero, torero!. Volvió a ponerse de rodillas en el medio del platillo para iniciar su faena de muleta, y en uno de los muletazos a punto estuvo de ser prendido por el toro, que milagrosamente hizo por la muleta antes que por el torero.

Trasteo esforzado y muy entregado el de David, pero que no tuvo un gran fondo argumental porque el toro fue también perdiendo el fondo y quedándose cada vez más corto. Pinchó sin soltar en el primer encuentro y dejó una gran estocada en el segundio viaje, de efectos inmediatos. El palco cocedió las dos orejas al torero.

Al francés Sebastián Castella le correspondió un parado e incierto animal, con el hierro de Peñas Blancas, con el que estuvo muy asentado y fino con el capote. Para el inicio de su faena de muleta se sentó en el estribo de las tablas, y ahí le recetó varios muletazos, muy quieto y decidido. El novillo midió siempre al torero, y eso hizo que el trasteo fuera más meritorio, pues el francés puso todo de sí para lograr agradar y triunfar. Empero, no pudo estar más que voluntarioso en su trasteo, y fue ovacionado luego de dejar media estocada algo tendida.

Castella, con las banderillas
Se "sacó el clavo" sin embargo Sebastián con su segundo, un muy buen ejemplar de Vistahermosa, que tuvo clase y recorrido en sus embestidas. Así lo vio el francés, que lo toreó con primor a la verónica. Se desbordó en entusiasmo el torero, y ¡tomó los rehiletes!, invitando también a sus compañeros de cartel a cubrir el tercio de banderillas. Osado gesto el del torero, pues quiso medirse nada menos que con el emperador actual del tercio de banderillas. Fue por delante Fandila, y dejó un gran par; le siguió el torero nacional Martín Campuzano, colocando un soberbio par al violín, y cerró el francés, que dejó un extraordinario par al quiebro, en los mismos medios de la plaza.

Para entonces, Iñaquito era un manicomio, y de esa guisa siguió durante toda la faena de muleta de Sebastián, que tuvo pasajes de inspiración en improvisación, y también toreo fundamental, largo y hondo. En definitiva, una labor completísima, que fue rubricada de forma notable con la espada. El toro rodó y le fueron concedidos los máximos trofeos por su actuación.


El matador local Martín Campuzano vivió la cruz del festejo, pues lidió en su turno un complicado ejemplar de Santa Coloma, al que además no logró verlo claro ni asentarse con él. Y eso que derrochó ganas y buen toreo con la capa, lanceando con cadencia y suavidad a la verónica. Tuvo el detallazo Martín de congregar a los de su gremio en el ruedo, y allí les brindó la lidia y muerte de "Prohibido prohibir".

Pero ya con la muleta, el torero de la tierra anduvo dubitativo sobre todo luego de un feo achuchón, que pudo tener consecuencias pues lo cogió de forma aparatosa. Así y todo, Martín intentó ponerse por ambos pitones, sin lograr acoplamiento. La gente reconoció su esfuerzo y le tributó una calurosa ovación  al final de su trasteo.



Los tres toreros, a hombros
Salieron en hombros los tres toreros, por derecho propio y porque la noche merecía tal colofón. La noche terminó en triunfo apoteósico, y no de los baratos o fáciles, sino de los de verdad. La gente que llenó el coso de Iñaquito no se movió de sus localidades hasta verlos salir a los tres toreros por la puerta grande, pues era ese un símbolo del triunfo de la fiesta de los toros, de los gallos, de las tradiciones, sobre cualquier intento de imponer, de obligar, de desvirtuar el derecho y la libertad de los demás.

¡Viva la fiesta de los toros!

viernes, 4 de febrero de 2011

Se anunció Festival taurino para defender la libertad y rechazar la discriminación.



Santiago Aguilar y Milton Calahorrano
El día de hoy en horas de la mañana, en el ruedo de la  la Plaza de Toros Quito , tuvo lugar la rueda de prensa convocada por la Unión Nacional de Espectáculos del Ecuador (U.N.E.T.E), la Unión de Toreros de Ecuador y el Movimiento Somos Ecuador, colectivo ciudadano que defiende los espectáculos tradicionales en la que se dio a conocer los detalles del festival taurino “Toros y gallos por la libertad” que se llevará a cabo el miércoles 9 de febrero, a las 18:30 pm en la Plaza de Toros Quito.
El festival taurino “Toros y gallos por la libertad” es parte de las actividades que este colectivo está organizando con el fin de solicitar a la Corte Constitucional rechace la inconstitucionalidad de la pregunta que el Ejecutivo remitió como parte de la consulta popular, relativa a las corridas de toros y peleas de gallos.
Este festival contará con la participación de tres afamadas figuras del toreo universal y que son referentes para la afición quiteña. Se trata del francés Sebastián Castella, ícono de la torería mundial y varias veces triunfador de la Feria de QuitoDavid Fandila, ‘El Fandi’, torero número uno del escalafón mundial, reconocido como el mejor banderillero del mundo; junto a ellos estará Martín Campuzano, torero ecuatoriano muy querido por la afición.
El ingreso a este festival será gratuito y los aficionados y público interesado en asistir podrán retirar sus entradas el martes 8 y miércoles 9 de febrero, de 10:00 a 14:00, en el Parque de El Arbolito, en Quito.
El miércoles 9 de febrero se ha previsto la realización de una vigilia cívica, de carácter cultural, frente al edificio de la Corte Constitucional a partir de las 10:00, donde se contará con la exhibición de chagras en sus monturas, gallos de pelea y otras manifestaciones que identifican el mestizaje cultural.

martes, 1 de febrero de 2011

Se anuncia plantón masivo y Festival "Toros y Gallos, por la LIBERTAD"

Luego del enorme impacto y éxito que registró la marcha en defensa de la fiesta brava el pasado viernes 21 de enero, a la que se dieron cita varios centenares de aficionados  ecuatorianos, sensibles al acoso que viene sufriendo la fiesta de los toros y otras manifestaciones culturales de Ecuador, como las peleas de Gallos, se ha preparado ahora un nuevo acto masivo en apoyo a las libertades culturales que son patrimonio de todos los ecuatorianos.

Por la mañana del día miércoles 9 de febrero, se cita a la vigilia masiva en defensa de la Fiesta de los Toros, que se concentrará en el Parque  "El Arbolito", a partir de las 11h00 frente a la Corte Consitucional, para hacer escuchar la voz de la afición y reclamar por LIBERTAD y RESPETO a estas expresiones culturales tradicionales.

Y por la noche, UNETE, Unión Nacional de Espectáculos Tradicionales del Ecuador, que aglutina a galleros, sector taurino y otras expresiones culturales de gran acogida en el país, junto con la empresa CITOTUSA y la Unión de Toreros del Ecuador, han propuesto  la realización de un festival taurino grauito, que se realizará el miércoles 9 de febrero de 2011  en la Monumental Plaza de Toros Quito, en el que actuarán el ídolo francés Sebastián Castella, el granadino David Fandila "El Fandi" y el joven torero quiteño Martín Campuzano, a partir de las 18:30 horas. lidiando toros de Huagrahuasi, Vistahermosa y Peñas Blancas.

Es de esperar que la afición de Quito y Ecuador se dé cita a esta nueva convocatoria masiva por la mañana. Además, con semejante cartel  anunciado  para la noche, y ante las difíciles circunstancias que vive la fiesta de los toros en Ecuador actualmente, la afición deberá también acudir masivamente y  que a plaza presente uno de esos llenazos impresionantes a los que nos tiene acostumbrados, lo cual sería lo más justo como gesto reinvindicativo de la fiesta taurina nacional.

Las entradas para el festejo están ya disponibles en las oficinas de la Unión de Toreros del Ecuador.   Teléfonos:  2229532 y 2229533) en horarios de 09h00 a 19h00.

jueves, 23 de diciembre de 2010

QUE HAYA PAN... Y TOROS!!

Quisiera que este saludo navideño a todos los amigos aficionados del mundo taurino estuviera libre de preocupaciones -y no me refiero a las tantas que todos tenemos, por ese tráfago  que a cada uno nos da la vida cotidiana-, pero ante los sucesos y anuncios que son por todos conocidos, me temo que este abrazo virtual lleve consigo un sabor un tanto amargo.

Pero es tiempo de navidad y, al menos por unas horas, vamos a dejar que  esos negros nubarrones que merodean la fiesta en Ecuador  en estos momentos se queden donde están ahora. Vamos a dejar que nuestro  espíritu se regodee en  esos valores de alegría, paz, fraternidad y unión, tan propios de estas épocas y dispongámonos a vivir estas fiestas con unción y entusiasmo.


Vaya pues para todos ustedes un abrazo fraterno, con mis más sinceros deseos de paz, unión y alegría. 


Que el año próximo tengamos más justicia, más trabajo y  más pan para todos aquellos que no pueden tenerlos. Pero por sobre todo, que tengamos TOROS!!




viernes, 10 de diciembre de 2010

Enrique Ponce y Guillermo Albán, triunfadores de la Feria de Quito 2010.

La empresa quiteña CITOTUSA, gestora de la Plaza de Toros Quito y de su Feria "Jesús del Gran Poder", hizo circular el acta de concesión de los trofeos de la Feria de Quito del año 2010.

En ella se relatan los premios y sus galardonados, de acuerdo al siguiente orden:


Ponce, con los máximos trofeos
1. Trofeo "Jesús del Gran Poder 2010", al triunfador de la Feria por su actuación triunfal en la tarde del 30 de noviembre y en especial por la soberbia y magistral faena realizada al 2do toro de la tarde de nombre "Gitano", de la Ganadería de Triana, No. 294,  al matador de toros Enrique Ponce.

2. Trofeo "Virgen de Quito" al Mejor Novillero de la Feria, al torero mexicano Diego Silveti, por su tarde del 3 de Diciembre.
Diego Silveti

3. Trofeo al Mejor Toro de la Feria, de nombre 
"Forzador" con el No. 299 de la ganadería de Triana, indultado por el matador Guillermo Albán, el 4 de diciembre de 2010 en 4to lugar.

4. Trofeo al Mejor Novillo de nombre "Chaval" con el No. 156 de la ganadería Mirafuente lidiado por Pablo Santamaría el día 5 de diciembre de 2010.
 
 Por su parte, el Ilustre Municipio de Quito hizo también entrega de sus premios:
 
1. Trofeo "San Francisco de Quito" para el mejor torero de la Feria de Quito "Jesús del Gran Poder" 2010,  se lo otorga al torero ecuatoriano Guillermo Albán.
Guillermo Albán y "Forzador"

2. Trofeo premio Manolo Cadena Torres para la mejor faena se lo otorga al torero Enrique Ponce.

3. Trofeo premio "Agustín Galárraga" para el mejor torero ecuatoriano se lo otorga al torero Guillermo Albán.

4. Trofeo premio "Luis de Ascázubi", para el mejor toro de la feria, se lo otorga al señor José Luis Cobo, de la Ganadería de Triana.

Derechazo de Víctor Puerto
5. Premio El Pando " Fernando Traversari" al mejor Quite de la feria 2010 se lo otorga al torero español Victor Puerto.

martes, 7 de diciembre de 2010

OLÉ RADIO Y "LA HORA DE LA VERDAD", por la puerta grande.

Un gran paso adelante en el ámbito de la comunicación taurina ha supuesto la aparición de OLÉRADIO.NET, la radio taurina virtual del Ecuador que nació precisamente con el arranque de la Feria de Quito "Jesús del Gran Poder" 2010. No solo ha sido importante el hecho mismo de contar con un medio radial en el espacio virtual, que dedique la mayor parte de sus contenidos a la información taurina, sino  los resultados concretos y tangibles que ha producido con su aparición.

El gran trabajo periodístico desplegado por el equipo conformado para la cobertura de la Feria de Quito 2010 - "La Hora de la Verdad", Burladero.com, Altoroméxico.com,  Diario Hoy, en su versión digital-, alcanzó grandes audiencias en todo el mundo, con una señal digital de alta calidad, sustentada por las profundas bases de conocimiento de sus colaboradores.

Desde Toros en Ecuador vaya una sincera felicitación por el gran trabajo realizado, en el que el gran programa LA HORA DE LA VERDAD, eje central de las transmisiones a través de este nuevo medio virtual, ha salido una vez más por la puerta grande. 

Enhorabuena a los amigos y compañeros Santiago Aguilar, Paco Aguado y Juan Antonio de Labra por su extraordinaria labor.